Sentencia de Tutela nº 1123/03 de Corte Constitucional, 27 de Noviembre de 2003 - Jurisprudencia - VLEX 43620794

Sentencia de Tutela nº 1123/03 de Corte Constitucional, 27 de Noviembre de 2003

Este documento está disponible con registro gratuito

REGÍSTRATE GRATIS
Ponente:Alvaro Tafur Galvis
Actor:Jairo Benitez Florez
Demandado:Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Tunja
Fecha de Resolución:27 de Noviembre de 2003
Decision:Concedida
Expediente:724528
Emisor:Corte Constitucional
RESUMEN

Derecho al debido proceso de sindicado. Notificacion tardia de termino perentorio para sustentar recurso de apelacion. Via de hecho. Defecto procedimental en la notificacion. Concedida.

ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Sentencia T-1123/03

RECURSO DE APELACION EN PROCESO PENAL-Sustentación por escrito fue notificada tardíamente

DEBIDO PROCESO EN MATERIA PENAL/NOTIFICACION EN PROCESO PENAL-Debía hacerse personalmente y no a través de la Oficina de Asesoría Jurídica de la Cárcel

Para notificar al actor del oficio del 15 de agosto en el que se le corría traslado hasta el día 22 del mismo mes para sustentar por escrito el recurso de apelación, el notificador del Juzgado accionado, se limitó a dejar el correspondiente oficio en la Oficina de Asesoría Jurídica de la mencionada cárcel, a fin de que ésta cumpliera con la labor de notificar al detenido, tal como el contenido del mismo oficio lo indicaba. Se aprecia pues, que la función de cumplir con la notificación personal, jamás se agotó en los términos de ley, pues dicho trámite debió adelantarse en su integridad por el notificador del juzgado y no por la Oficina de Asesoría Jurídica de la Cárcel El Barne, pues en virtud de lo estipulado en el artículo 183 del C.P.P. , no era posible que se comisionara a esta oficina, en tanto correspondía a la misma jurisdicción. Pero las inconsistencias procedimentales no se limitaron a ello, pues el Juez aquí tutelado, tampoco verificó que efectivamente la notificación se hubiere hecho en los términos estipulados por los artículos 176, 183 y 184 del C.P.P. , procediendo a declarar desierto el recurso ante la falta de sustentación del mismo, actuación judicial que concreta la vulneración del derecho al debido proceso del accionante, en tanto le impidió actuar dentro del proceso penal en el cual había sido condenado.

VIA DE HECHO EN PROCESO PENAL POR DEFECTO PROCEDIMENTAL-No se sustentó por escrito recurso por falta de notificación personal

La decisión proferida en contra del actor quedó en firme en razón a que no se le notificó en debida forma el acto por el cual podía impugnar tal decisión. En razón a esa falla procedimental, se concluye que las actuaciones judiciales cumplidas por el Juez Cuarto Penal se constituyeron en una verdadera vía de hecho por defecto procedimental, al haber agotado indebidamente el trámite de la notificación personal respecto del peticionario, vulnerando su derecho fundamental al debido proceso e impidiéndole hacer usos de los recursos de ley para controvertir la decisión judicial ya proferida en su contra. Y es que la vía de hecho por defecto procedimental aquí detectada, expuso al actor a una suerte de ''indefensión'' que impidió que pudiera ejercer sus derechos fundamentales de defensa y debido proceso. En este punto esta Corporación ha señalado que el carácter fundamental del derecho al debido proceso

Reiteración de Jurisprudencia

Referencia: expediente T-724528

Acción de tutela instaurada por Jairo Benítez Flórez contra el Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Tunja.

Magistrado Ponente:

Dr. ALVARO TAFUR GALVIS

Bogotá D. C., veintisiete (27) de noviembre de dos mil tres (2003).

La Sala Octava de Revisión de la Corte Constitucional, integrada por los Magistrados CLARA INÉS VARGAS HERNÁNDEZ, JAIME ARAÚJO RENTERÍA y ALVARO TAFUR GALVIS, en ejercicio de sus competencias constitucionales y legales, ha proferido la siguiente

SENTENCIA

que pone fin al proceso de revisión de los fallos proferidos por la Sala Penal del Tribunal Superior de Tunja y por la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, dentro de la acción de tutela promovida por Jairo Benítez Flórez contra el Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Tunja.

I. ANTECEDENTES

Jairo Benítez Flórez, quien se encuentra recluido en la Centro Penitenciario de El Barne (Boyacá) e interpuso acción de tutela contra el Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Tunja por considerar que este violó su derecho fundamental al debido proceso, en especial el derecho a controvertir las decisiones judiciales.

Los hechos de la presente tutela se pueden sintetizar en los siguientes puntos:

  1. El peticionario fue condenando a cien (100) meses y dieciocho (18) días de prisión por el delito de Hurto Calificado y Agravado, conducta delictiva por la cual se acogió a sentencia anticipada, decisión proferida el día 31 de julio de 2002.

  2. Notificado de la sentencia, interpuso recurso de apelación el día 1° de agosto de 2002, y mediante escrito de fecha 8 de agosto de ese mismo año, manifestó que sustentaría dicho recurso en forma oral.

  3. No obstante lo anterior, el día 11 de septiembre de 2002, fue notificado por la Oficina de Asesoría Jurídica del establecimiento de reclusión que bajo la vigencia de las nuevas normas del Código de Procedimiento Penal no era posible la sustentación verbal del recurso de apelación, y que por tal motivo, debía argumentar su recurso por escrito.

  4. Aclara que en la notificación que le fuera hecha ese 11 de septiembre de 2002 se señaló igualmente, que el término para sustentar el recurso había corrido entre los días 16 y 22 de agosto de 2002.

  5. En vista de que tan sólo hasta el día 11 de septiembre de 2002 había sido notificado de la anterior actuación judicial y a pesar de que según la comunicación del 11 de septiembre de 2002, ya el término para sustentar el recurso de apelación estaba vencido, remitió la respectiva sustentación del recurso de apelación el día 16 de septiembre de 2002, enterándose posteriormente, que la sentencia de condena había quedado ejecutoriada desde el día 2 de septiembre de ese mismo año.

  6. Considera que para él resultaba imposible sustentar el recurso de apelación en los términos señalados por el Juzgado a cargo de su proceso penal, es decir entre el 16 y el 22 de agosto de 2002, pues la notificación del oficio en el cual se estableció dicho término le fue hecha de forma tardía el día 11 de septiembre de 2002.

Por los anteriores hechos considera el accionante que su derecho fundamental de defensa, en lo relacionado con la posibilidad de apelar la decisión judicial que lo condenó, fue vulnerado por el Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Tunja al declarar desierto el recurso de apelación.

II. RESPUESTA DADA POR EL JUZGADO ACCIONADO

En escrito de fecha 24 de enero de 2003, recibido por el juez de conocimiento de esta tutela, el Secretario del Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Tunja, dio respuesta al requerimiento que fuera hecho a fin de que se pronunciara sobre los hechos motivo de esta acción de tutela.

Así, dijo el Juzgado mencionado:

''A. En este despacho judicial se tramitó la causa contra el señor JAIRO BENITEZ FLOREZ por la conducta punible de Hurto Calificado y Agravado.

''B. El procesado se acogió a sentencia Anticipada y fue condenado mediante providencia del 31 de Julio del 2002.

''C. Enterado del fallo interpuso recurso de apelación (1 DE AGOSTO DEL 2002) el cual manifestó sustentar oralmente el 8 de agosto del 2002 mediante escrito firmado por éste.

''D. En todo caso se le informó al procesado que debía sustentar el recurso en los términos del artículo 194 del C.P.P. , pues de hecho la Ley 600 del 2000 abolió el trámite de sustentación oral.

''E. Como quiera que no se sustentó el recurso en el término legal, art. 194 del C.P.P. , se declaró desierto mediante providencia del 02 de Septiembre del 2002.

''F. El procesado ha contado con defensor, Dr. RAFAEL GUARNIZO MURILLO.

''G. Al procesado oportunamente se le advirtió que no era procedente la sustentación oral, precisamente como garantía de su derecho a la defensa.

''H. Se respetó debidamente el trámite, pues la sentencia una vez proferida se notificó inclusive por edicto (del 08 al 12 de Agosto del 2002), siendo que el recurso interpuesto oralmente no fue sustentado oportunamente (del 16 al 22 de Agosto del 2002), razón por la cual no se violó el debido proceso. En todo caso se anexa copia de la actuación a partir de la sentencia.''

III. DECISIONES JUDICIALES OBJETO DE REVISIÓN

  1. Primera Instancia.

    Mediante sentencia del 31 de enero de 2003, la Sala Penal del Tribunal Superior de Tunja, negó la tutela. Consideró el a quo que de conformidad con los documentos aportados por el Juzgado tutelado, se puede concluir, que la sentencia anticipada por la cual se condenó al actor fue notificada en legal forma tanto al procesado como a la Fiscalía y al agente del Ministerio Público, siendo notificada posteriormente por edicto a los demás sujetos procesales, según lo estipula el artículo 180 de la Ley 600 de 2000. Anota igualmente, que si bien se incurrió en una irregularidad, pues con posterioridad a la fijación del edicto se notificó en forma personal al defensor del tutelante el día 14 de agosto, ésta no tuvo mayor trascendencia pues los términos se comenzaron a contar a partir de la desfijación del mencionado edicto.

    Aunque en escrito de fecha 8 de agosto de 2002, remitido por el procesado al juzgado penal que llevaba su caso, manifestó su deseo de sustentar oralmente el recurso de apelación, en respuesta a dicha misiva, el juzgado penal aquí tutelado, en oficio de fecha 15 de agosto, dirigido al Asesor Jurídico de la Penitenciaria de El Barne, solicitó que se informara al procesado, que la sustentación oral de los recursos ya no era permitida por la ley, comunicación que desafortunadamente fue trasmitida al tutelante cuando ya se encontraba totalmente agotada la etapa para sustentar tal recurso.

    Encuentra la Sala del Tribunal, que el Juzgado tutelado no cometió ninguna anomalía por cuanto no estaba obligado, como no lo está ninguna autoridad judicial, explicar a los sujetos procesales cómo pueden acudir al proceso y cómo deben ejercer las facultades que les confiere la ley, máxime cuando el Defensor del condenado, quien estuvo permanentemente informado del trámite en cuestión, no coadyuvó la...

Para continuar leyendo

REGÍSTRATE GRATIS