Sentencia de Tutela nº 331/08 de Corte Constitucional, 15 de Abril de 2008

Este documento está disponible con registro gratuito

REGÍSTRATE GRATIS
RESUMEN

Derecho al debido proceso de sujeto dentro de un proceso policivo a traves del cual se pretendia despojarlo de la posesion que detentaba sobre un predio en el cual vivia con su familia desde hacia siete años. El actor denuncia una serie de irregularidades ocurridas en el tramite del proceso, por ello pide la proteccion por via de tutela procedencia excepcional de la accion de tutela contra ... (ver resumen completo)

EXTRACTO GRATUITO

35

Expediente T- 1.738.086

Sentencia T-331/08

Referencia: expediente T-1.738.086

Acción de tutela interpuesta por Carmelo Alberto Pérez Mejía contra la Inspección Décima de Policía Urbana de Barranquilla.

Magistrado Ponente:

Dr. JAIME CÓRDOBA TRIVIÑO

Bogotá, D.C., quince (15) de abril de dos mil ocho (2008)

La Sala Tercera de Revisión de la Corte Constitucional, integrada por los magistrados, Jaime Córdoba Triviño, Rodrigo Escobar Gil y Mauricio González Cuervo, en ejercicio de sus competencias constitucionales y legales, ha proferido la siguiente

SENTENCIA

Dentro del trámite de revisión de los fallos de tutela proferidos en el asunto de la referencia por el Juzgado Quince Civil Municipal de Barranquilla, el treinta y uno (31) de mayo de dos mil siete (2007), y por el Juzgado Sexto Civil del Circuito de la misma ciudad, el cuatro (4) de julio de dos mil siete (2007).

  1. ANTECEDENTES

  1. De los hechos y la demanda.

    El señor Carmelo Alberto Pérez Mejía, instauró acción de tutela en contra de la Inspección Décima de Policía Urbana de Barranquilla, invocando la protección a sus derechos fundamentales al debido proceso, a la defensa (Art. 29), a la igualdad ante la ley (Art. 13); en conexidad con los derechos a la libertad (Art. 28), a la vivienda digna (Art. 51), a la propiedad de la tierra de los trabajadores agrarios (Art. 64), a la producción de alimentos por actividad agraria (Art. 65), a la buena fe (Art. 83) y al acceso a la administración de justicia (Art. 229).

    A continuación se reseñan los hechos relevantes en los que fundamenta su demanda:

    1.1. En la Inspección Décima de Policía Urbana de Barranquilla cursa (a la fecha de presentación de la tutela) una querella policiva por perturbación a la posesión, instaurada el día 15 de Enero de 1999 por el señor Pedro Antonio Cepeda Bula, contra desconocidos, invocando su condición de ''propietario, comunero y poseedor'' de un predio ubicado en la ciudad de Barranquilla, sector las Lomas, jurisdicción de ''Barranquillitas''.

    1.2. El actor, señor Carmelo Alberto Pérez Mejía manifiesta ser agricultor, y residente en el sector de la Loma Sección 1 Isla, de la ciudad de Barranquilla, en donde ''tengo siete años de tener una parcela, es de lo que sostengo mi familia, el señor Pedro Cepeda me mandó el papel del desalojo, al cual nunca lo he visto, y me quiere sacar de la parcela de la cual tengo posesión y donde tengo sembrado hortalizas y limón Diligencia de declaración rendida por el demandante en tutela ante el Juzgado 15 Civil Municipal de Barranquilla el 22 de mayo de 2007.''.

    1.3. Informa igualmente que ha iniciado un proceso de pertenencia agraria sobre el lote que posee, el cual cursa en el Juzgado Séptimo Civil del Circuito de Barranquilla, radicado bajo el número 00091-07. Adjunta a la tutela copia de esa demanda.

    1.4. Acusa la ocurrencia de una serie de irregularidades dentro del proceso policivo por ocupación de hecho que cursa en la Inspección Décima Urbana de Policía de Barranquilla, las cuales califica de vías de hecho que han redundado en la vulneración de sus derechos fundamentales. A continuación se reseñan las actuaciones defectuosas que denuncia el demandante:

    1.4.1. En la querella el actor no identifica física y jurídicamente el inmueble tal como lo exige el numeral 4° del artículo 2° del Decreto 0992 de 1930. La misma disposición establece en el numeral 6° el deber para el querellante de aportar los títulos en que se apoya para iniciar la acción, sin que se hubiese cumplido con este requisito por parte del actor policivo, no obstante invocar su calidad de copropietario, comunero y poseedor de ''un lote de mayor extención (sic) ubicado en esta ciudad a la margen del río magdalena'', no acredita tal condición.

    Sólo hasta el 24 de febrero de 2000 el querellante presenta los folios de matrícula inmobiliaria y escrituras relacionados con los lotes 9, 10 y 11 del sector la Loma, documentos que señalan predios diferentes a los ocupados y en los que los propietarios son diferentes a los querellantes. Sobre este aspecto agrega el demandante que los peritos rindieron un informe (Marzo 21 de 2000) sobre varios predios del sector de la Loma, sobre el caño de los Tramposos y el canal B y predios de Paulina Ester Roca Insignares o sus herederos y los de Noguera & Cia. Sucesores Ltda., los cuales son ajenos a este asunto, por cuanto estos propietarios no se han hecho parte en el proceso. Señala que en dicho experticio se reconoce la posesión del señor Rafael Grandet Fuentes.

    1.4.2. Tampoco especifica el querellante la fecha exacta a partir de la cual fue privado de la tenencia material del inmueble, ó la fecha en que tuvo conocimiento del hecho que configura la perturbación, sólo se limita a establecer como tal ''las festividades decembrinas''.

    1.4.3. Ante el incumplimiento de tales requisitos establecidos en los artículos 2° y 3° el Decreto 0992 de 1930, el Inspector de Policía debió devolver la solicitud inmediatamente, en los términos en que lo prevé el artículo 4° del mismo Decreto. Sin embargo, el 18 de febrero de 2000 el Despacho acusado practicó diligencia de inspección judicial en el predio, y el 12 de enero de 2001, con fundamento en un dictamen pericial Este dictamen fue rendido por los señores Efraín Emilio Labarces Jiménez y Benjamín Herrera Quintero. que estableció una edad de dos (2) años para una cerca que encierra una porción de terreno cultivado, y determina otras extensiones de tierra cultivadas, decide ''abstenerse de seguir conociendo de la actuación por perturbación de la posesión'' y ''remitir el expediente a la Inspección Especializada en Lanzamiento por ocupación de hecho''. Lo que indica que no hubo admisión formal de la querella.

    1.4.4. El 19 de septiembre de 2001 la Inspección Especializada de Policía decretó la nulidad de todo lo actuado a partir del auto de 9 de marzo de 2001 Ya la Inspectora Especializada de Policía urbana había declarado la nulidad de toda la actuación surtida por la Inspección Décima Urbana y ordenado la práctica de una inspección ocular para constatar el estado actual del precitado predio y poder tomar una decisión de fondo, fijando como fecha 20 de marzo de 2001, la cual se llevó a cabo el 17 de abril del mismo año. en que se avocó el conocimiento por parte de esa Inspección, al detectar que no se había ordenado el lanzamiento por ocupación de hecho sino una inspección ocular sobre el predio. En cuanto a las pruebas practicadas con posterioridad a esa fecha indica que conforme al artículo 146 del C.P.C. podrán ser tenidas en cuenta aquellas que pudieron ser controvertidas. Declara que como la querella fue presentada dentro del término legal, y que además con la inspección ocular practicada por la Inspección Décima (Febrero 18 de 2000) quedaron plenamente establecidos los linderos, ubicación y estado del predio, en ese momento decreta la nulidad de todo lo actuado a partir del auto de marzo 9/01, admite de manera formal la querella de ''lanzamiento por ocupación'' de hecho instaurada por el señor Pedro Cepeda Bula, y ordena el lanzamiento del señor Rafael Grandet Fuentes y demás personas indeterminadas. En criterio del demandante, el Inspector Especializado fungió como agente oficioso y adecuó la querella, inicialmente formulada por perturbación de la posesión, a la de lanzamiento por ocupación de hecho, sin tener en cuenta que la jurisdicción de policía es rogada, de donde deduce que para continuar con el trámite el querellante debía iniciar una nueva querella, o por lo menos reformar la inicialmente presentada, lo que hubiese conducido a la prescripción de la acción.

    1.4.5. Posteriormente, el cinco (5) de abril de 2005, luego de más de seis años de presentada la primera, la Inspección Décima Urbana de Barranquilla Una vez desaparecida la Inspección Especializada de Policía, el asunto es reasumido por la Inspección Décima Urbana de Policía de Barranquilla. resuelve admitir una nueva querella por perturbación a la posesión presentada por parte del mismo querellante aduciendo que se admite ''por extensión'' de la anterior, dirigida contra personas determinadas, en este caso contra el señor Rafael Grandet Fuentes.

    Para el demandante resulta inadmisible que después de más de seis años de iniciado el proceso policivo, se presente una adición a la querella señalando el nombre de otro supuesto perturbador de la posesión, cuando ya la acción se encuentra prescrita. La admisión de la nueva querella por ''extensión'' constituye así una vía de hecho imputable al Inspector Décimo Urbano de Policía.

    1.4.6. La nueva querella ''por extensión'' no fue notificada personalmente a los querellados, ni siquiera al determinado Rafael Grandet Fuentes. El acto de admisión se notificó por edicto, sin que exista constancia de que se hubiese intentado la notificación personal.

    1.4.7. Indica la demanda que los querellados, a través de apoderado presentaron una nulidad en el curso del proceso y, ni la Inspección de Policía Décima Urbana ni la Especializada, resolvieron sobre el particular. No obstante el 15 de abril de 2007 el accionante fue notificado de una diligencia de lanzamiento por ocupación de hecho que se llevaría a cabo el 20 de abril siguiente, indicándosele ser uno de los demandados. En la notificación se señala que la diligencia recaerá sobre ''la prolongación de la calle 4 con carrera 50'' lo cual no constituye una identificación plena del inmueble. En la mencionada...

Para continuar leyendo

REGÍSTRATE GRATIS